Tanatorio Municipal de León

El edificio se entierra en un gesto simbólico de cambio de escala para convertirse en una «tumba de tumbas» evitando el rechazo de las viviendas cercanas y garantizando la privacidad y el recogimiento. La cubierta se inunda de agua para reflejar el cielo como símbolo del paraíso. Por encima de la lámina de agua sólo son visibles unos lucernarios como dedos que buscan el movimiento del sol para atrapar luz para la capilla.

Programa : Religioso
Ubicación : León  
Cliente : SERFUNLE, León City Council  
Arquitecto : Jordi Badia
Superficie : 3.200 m²  
Estatus : Finalizado