Barcelona Supercomputing Center

El edificio, como contenedor de todas las actividades vinculadas al supercomputador, toma como símil un disipador de calor, un contenedor que protege la tecnología y permite su actualización. Una máquina tremendamente eficiente desde un punto de vista funcional. Proponemos una caja abstracta, un volumen entendido como una pieza de diseño industrial depositada en medio del parque y que se formaliza con una piel de vidrio serigrafiado con el código binario, protegida con lamas verticales de gran formato de aluminio brillante.

Programa : Oficina, Investigación
Ubicación : Barcelona   
Arquitecto : Jordi Badia
Superficie : 12.597 m2   
Estatus : En construcción